EVITE UNA EJECUCIÓN

 

Lo más importante que puede hacer cuando tiene problemas para pagar su hipoteca es tomar el control.  En la mayoría de los casos, lo peor que puede hacer es no hacer nada.

Tomar el control significa entender estas sencillas recomendaciones:

Recomendación 1

 

 

No ignore las comunicaciones de su banco, cooperativas o institución financiera.  Sí tiene problemas para realizar sus pagos, comuníquese inmediatamente con su administrador de préstamo.  Esté preparado para explicar su situación financiera, incluyendo la información sobre sus ingresos y gastos mensuales.  Esta información es necesaria para determinar la alternativa para la que sea elegible de acuerdo a su tipo de préstamo y situación particular.  Acceda aquí para obtener información de las alternativas disponibles según su institución bancaria, Cooperativa y/o administrador de su préstamo hipotecario.

Recomendación 2

 

 

Permanezca en su vivienda, Cuídela y protéjala.   Es posible que no cumpla los requisitos para recibir ayuda si abandona su propiedad.

Recomendación 3

 

 

Solicite ayuda experta de las agencias de asesoría de vivienda cercanas a usted. Los asesores pueden desarrollar un plan de acción personalizado y ayudarlo a trabajar con su servidor hipotecario. Comuníquese con una agencia de asesoría de vivienda aprobada por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de EE.UU.  (HUD, sigla en inglés)

Consultoría Financiera totalmente GRATIS

Importante

Si no puede ponerse al día con los pagos atrasados o encontrar otra solución, el prestador o el administrador de su préstamo puede iniciar acciones legales para el cobro del balance de su deuda.  Esto, de no ser atendido diligentemente ha de culminar con la ejecución y venta en publica subasta de su propiedad. Este proceso también puede sumarle cientos o miles de dólares a su préstamo por otros costos, y como resultado, le resultará aún más difícil seguir haciendo los pagos, ponerse al día con los pagos atrasados y conservar su casa. En varios casos, además de perder su casa en una ejecución hipotecaria, también podría tener que asumir el pago de un “fallo por déficit”. Ese pago corresponde a la diferencia entre lo que usted debe y el precio de venta de la casa en la subasta de la ejecución hipotecaria. Una ejecución hipotecaria le dificultará la obtención de un crédito y la compra de otra vivienda en el futuro.